martes, 18 de septiembre de 2018

Ahí está la poesía: de pie contra la muerte.

Retrato del escritor argentino Juan Gelman. Fotografía: Pablo Porciuncula.

El escritor y periodista Juan Gelman es sin duda uno de los grandes poetas de Argentina. Fue galardonado con el Premio Cervantes en su edición de 2007, convirtiéndose así en el cuarto argentino en ganar el máximo reconocimiento a la labor creadora de escritores españoles y latinoamericanos. Los otros tres fueron: Jorge Luis Borges (1979), Ernesto Sábato (1984) y Adolfo Bioy Casares (1990).

A lo largo de su trayectoria, recibió otras distinciones como el Premio Nacional de Argentina, además del Juan Rulfo o el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, entre otros.

Juan Gelman fue el tercer hijo de un matrimonio de inmigrantes judíos ucranianos. Aprendió a leer a la temprana edad de los tres años y pasó su infancia montado en su bicicleta, jugando al fútbol y leyendo. Comenzó a escribir poemas a los ocho años y publicó el primero a los once, en la revista “Rojo y Negro”. A esa edad la poesía era para él como una hipnosis; se sentía atraído por los sonidos y por el misterio de algunas palabras incomprensibles.

Realizó los estudios de secundaria en el Colegio Nacional de Buenos Aires. En 1948, se matriculó en la universidad para cursar Química, al poco tiempo abandonó para dedicarse por completo a la poesía. En 1955, fundó junto a otros jóvenes poetas el colectivo “El pan duro”, de ideología comunista y que proponía una poesía comprometida y popular. El grupo actuaba de forma cooperativa para difundir sus trabajos.

Su primera obra poética fue “Violín y otras cuestiones”, publicada en 1956. Luego llegarían “El juego en que andamos” (1959), “Velorio del solo” (1961), “Gotán” (1962), “Cólera buey” (1964), y un largo etcétera. Entre sus últimos escritos podemos encontrar “Bajo la lluvia ajena” (2009), “El emperrado corazón amora” (2011) y “Hoy” (2013).

Su estilo revela una ansiosa búsqueda de un lenguaje trascendental, ya sea por medio del realismo crítico o del intimismo, en una primera etapa, o luego con la apertura hacia otras formas personales de entender el mundo: la conjugación de una aventura verbal que no descarta el compromiso político como solución para templar la poesía con las grandes cuestiones de nuestro tiempo.

A lo largo de su vida, Juan Gelman fue víctima del terror y el exilio del régimen argentino. En 1976, la dictadura militar de su país secuestró a su hijo Marcelo y a su nuera, la española Claudia García, embarazada de siete meses. Gelman pasó años buscando a su nieta uruguaya. A los setenta y siete años se fue a vivir a México por razones políticas y sentimentales. México le permitió una pacificación interior muy grande. En su casa de la colonia Condesa, escribía una columna semanal para el diario argentino Página 12. Hasta su muerte, en enero de 2014, por causa del síndrome de mielodisplasia, mostró su decidido apoyo a los movimientos de protesta, como el 15-M de España o el 132 en México.

Poesía que fluye de los cotidiano. Poesía que desprende dolor sin apenas mencionarlo. Poesía cercana, humana. Esa es la poesía de Juan Gelman, sencilla y profunda a la vez.

Texto: Pedro Sebastián.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super