martes, 18 de septiembre de 2018

El día que nos perdimos en una isla.

Fotograma del capítulo “A través del espejo” (temporada 3), en el que Charlie Pace muere. Fotografía de archivo.

Hubo algunas antes y muchas después que la superaron, pero “Lost” fue otra cosa. Lo que la serie de Jeffrey Jacob Abrams y Damon Lindelof significó no se podría explicar si no entendemos que su éxito coincidió con la expansión de internet.

En España la comenzó a emitir La 1 los domingos por la tarde. Creo que los programadores no tenían ni idea del producto que manejaban entre sus manos. El capítulo importaba, sí, pero aún era más fascinante esperar pacientemente los domingos por la noche a que lo repitieran, está vez en versión original con subtítulos, y ponerte a comentar como un loco y a elucubrar disparatadas teorías acerca de la isla, de los otros, de la secuencia de números más famosa de la televisión, del “I love you Penny”, de la increíble analepsis de la tercera temporada.

Con “Lost” aprendimos lo que era un cliffhanger, aunque casi hubiéramos preferido no saberlo porque los guionistas descubrieron que nos gustaba eso de quedarnos “colgados de un acantilado” y así nos dejaron a partir de entonces. El bien, el mal, el blanco y el negro, la fe y la razón… tanta duplicidad no podía llegar a otro lugar que el dividir al mundo entre los que les gustó el final de “Lost” y los que no. No fue el de “Los Serrano”, pero casi.

Texto: Rafa Gutiérrez Testón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super