martes, 20 de noviembre de 2018

La moda contracultural de Luella Bartley.

Luella Bartley, directora de diseño de Calvin Klein Jeans. Fotografía: Hannah Young.

Madre de tres niños, natural de Warwickshire y residente en Cornualles junto a su pareja, el fotógrafo David Sims, Luella Bartley podría pasar por un personaje más del elenco de “Mujeres desesperadas”; pero en realidad, su vida nunca ha estado marcada por esa esencia de tragicomedia doméstica.

Su caso es muy particular: consolidada periodista de moda, cuya firma formaba parte del staff de reputadas revistas como Vogue, The Face o Dazed & Confused, un buen día decide pasar a la acción y crear sus propios diseños.

Tras formarse en la prestigiosa Central Saint Martins, crea la firma Luella en el año 2000; con una primera colección que fue muy bien recibida por la prensa especializada inglesa y que había sido financiada por ilustres amigas de la ahora modista. Ese mismo año, la revista Elle la elige Mejor diseñadora del año y se convierte en una de las creadoras noveles del Reino Unido con mayor proyección. Su ideario, por entonces, le empuja a crear “un tipo de prendas sobre las que podrías caer estando borracha”.

La ropa de Luella Bartley refleja a la perfección el estilo de una generación de mujeres inglesas entre las que se encuentran sus amigas Kate Moss y Sadie Frost, además de otros nombres como Sienna Miller o Keira Knightley.

En 2001 presenta sus diseños en la semana de la moda de Nueva York. A partir de ese momento mostrará lo mejor de sí misma: si con anterioridad escribía sobre tendencias, ahora era ella quien las creaba. No hay duda de que una de las claves de su personalidad son los accesorios: bandoleras de piel con cierto aire hippie, carteras de mano de flecos y con cuentas… Los bolsos de Luella tenían la capacidad de salvar un estilismo. Una muestra de ese éxito es el bolso “Gisele”, llamado así en honor a Gisele Bündchen, confeccionado para Mulberry y que se convirtió en un clásico que todas las celebridades querían en su fondo de armario.

En 2008, regresa a las pasarelas londinenses para presentar sus nuevas creaciones. Luella Bartley nos invitaba a convertirnos en preppies de apariencia nerd: volantes y tonos pastel mezclados con flequillos de colores, botas militares y antifaces, grandes gafas de pasta y referencias en las camisetas a superheroínas de cómic como Catwoman. En definitiva, el estilo de la Enid Coleslaw de “Ghost World” en clave de moda. Ese mismo año, con la llegada de la crisis económica e influida por otros factores, Luella Bartley resuelve poner punto final a la firma Luella, dejando sin un referente a todas sus seguidoras.

En 2017, se anuncia que la creadora inglesa se pone al frente de Calvin Klein Jeans. En su nueva andadura Luella Bartley desata su espíritu de mujer de nuestro tiempo, indie de corazón, desenfadada e irreverente.

Texto: Roberto Lacrosse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super