domingo, 19 de septiembre de 2021

Le Clézio, un explorador de la humanidad.

En la imagen, el escritor francés Jean-Marie Gustave Le Clézio. Fotografía: Leonardo Cendamo.

El francés Jean-Marie G. Le Clézio (Niza, 1940), Nobel de Literatura 2008, fue calificado por la Academia Sueca como un escritor de la ruptura, de la aventura poética y del éxtasis sensual y explorador de la humanidad, dentro y fuera de la civilización dominante.

Nacido en el seno de una familia bretona que se asentó en Isla Mauricio en el siglo XVIII, Le Clézio es Doctor en Letras por la Universidad de Niza. Empezó a escribir a los siete años, cuando fue a visitar a su padre a Nigeria, donde trabajaba como cirujano en la Fuerzas Armadas británicas. Su prolija obra supera los cincuenta volúmenes publicados; historias cortas, novelas, ensayos, traducciones de la mitología india, firmando incluso libros de fotografía y literatura infantil y juvenil como “Lullaby” (1980) y “Balaabilou” (1985).

A los 23 años, se hizo conocido gracias a su primera novela, “El Atestado”, la cual fue candidata al premio Goncourt y que obtuvo el Renaudot en 1963. En ella definía su literatura existencialista, próxima a la de sus coetáneos Georges Perec y Michel Butor.

Su trayectoria se puede dividir en dos grandes períodos. En el primero, comprendido entre 1963 y 1975, exploró temas como la locura, el lenguaje, la escritura y se dedicó a la experimentación formal, al igual que hicieron otros autores de su época. A finales de la década de 1970, abandonó la experimentación y el estado de ánimo en su narrativa comenzó a esbozar cada vez menor tormento, abandonando temas como la infancia, la adolescencia o los viajes. Con ello logra atraer a un número más amplio y popular de lectores.

En 1994, un sondeo le designó como el escritor más grande en lengua francesa por delante de Julien Green. “Mi padre era británico, mi madre francesa, viví en Isla Mauricio, África, Panamá, los Estados Unidos, México… En Francia me siento tan extranjero como en cualquier otro lugar del mundo”, reflexionaba Le Clézio a propósito de tal ensalzamiento.

Gran viajero, ecologista y enamorado de la cultura amerindia, en 1967 fue expulsado de Tailandia —donde hizo el servicio militar como cooperante— por denunciar la prostitución infantil. Las páginas de sus obras están llenas de humanismo y de críticas hacia occidente, prestando una atención constante a los desfavorecidos y excluidos. Su escritura es de estilo clásico, sencilla pero refinada y colorista.

Su activa militancia en la lucha por la defensa de la naturaleza se acentúa en trabajos como “Terra Amata” (1967), “El libro de las huidas” (1969), “La Guerra” (1970) y “Los Gigantes” (1973).

Le Clézio alcanzó la consagración tras la publicación de “Desierto” (1980), novela por la cual consiguió el premio Paul Morand de la Academia Francesa. Esta obra contiene imágenes grandiosas de una cultura perdida en desierto de África del Norte que contrastan con una descripción de Europa resuelta a través de la mirada de los inmigrantes no deseados.

Entre sus trabajos más recientes está “Bitna bajo el cielo de Seúl” (2019), una historia que va más allá de la relación entre la joven coreana Bitna y su amiga Salomé, abrazando la de personajes que surgen de la fantasía de la primera y a los que el autor define como “vagones de metro que viajan juntos y tienen un vínculo en un momento de la vida y que se encuentran unidos en el relato por un mismo hilo conductor”.

Texto: Pedro Sebastián.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies