domingo, 27 de septiembre de 2020

Terapias teledirigidas desde la caja tonta.

En la imagen, una paciente viendo la televisión en su habitación del hospital. Fotografía de archivo.

Haciendo un repaso a los titulares de la prensa descubro que el servicio de televisión en las habitaciones de los hospitales públicos será gratuito para los pacientes durante su ingreso, a partir del mes de febrero de 2019.

Salvo casos excepcionales, hace ya bastantes años que dejé de ser tele-evidente, y creo haber ganado en salud física, mental y ética.

Esta medida en áreas sanitarias, creo que debería de ser interpretada y aplicada con la debida cautela que la cordura impone, y permitir el visionado de telebazofia advirtiendo previamente, como toda autoridad médica sabe y debe, de los graves e irreversibles peligros que su consumo descerebrado acarrea, tales como: vómitos catódicos, diarreas mentales, espasmos retinianos, compulsiones consumistoides, pensamiento único, lobotomización del sistema crítico, cretinismo de paraíso artificial, esquizofrenia de sociedad libremercadista, etcétera.

Pero afortunadamente siempre nos quedará como antídoto La 2, la de todos: sin cortes publicitarios, que dignifica al medio, no insulta la inteligencia, que carece de los mencionados y tóxicos efectos secundarios y sí los de su probada eficacia revitalizante y regeneradora.

Texto: Migue Aramburu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies