La primera vez que pisé las calles de Londres

7 de septiembre de 2023
Año 1983, un grupo de jóvenes punk reunidos en Kings Road, Chelsea. Fotografía: Ted Polhemus.
Año 1983, un grupo de jóvenes punk reunidos en Kings Road, Chelsea. Fotografía: Ted Polhemus.

Mi primera visita a Londres tuvo lugar en la época de The Smiths, en los últimos coletazos del punk o del pospunk y la irradiación cultural que provocó el movimiento. Luego vinieron otras con las habituales incursiones en la casa de los Cabrera Infante, las primeras visualizaciones del cine de Jacques Tati o las apasionadas conversaciones sobre literatura.

En Londres había un aire general de provocación, la mía, con todos los provincianismos que rodeaban las conductas de mi sociedad, pero también una asimilación de la cultura, del proceso cultural que se desmarcaba de los ritmos cansinos y apagados.

Hacia Londres arrastré a los amigos, a mi novia querida que construyó conmigo una vida y que, ahora, queda ya en un casi olvido, a mis ganas de saber y mi compromiso con la búsqueda, arrastré mis primeras dosis de juventud y mi ardiente necesidad de vivirla.

No fue París, sino el Londres de las carreras apasionadas por Notting Hill, el barrio de la multiculturalidad, Shepherd’s Bush en todos los rincones, en todas las aceras. La dimensión real de una cultura que ahora he olvidado.

Quizá fuera aquel Londres desesperado la llave a la fortuna de esta cadencia de ahora, de la serenidad de los espacios, de Madrid como frontera y Roma como acción creativa, pero aquella ciudad ya no existe en el imaginario que la edad nos impone, en las luces ardientes que iluminan el mundo, en los empujones hacia la vida presente.

Las ciudades guardan en quienes las visitan un tiempo de caducidad aproximado, un alegato del pasado y la sospecha de lo que se desvanece, una acción preparada para debilitarse. O, quizá, seamos nosotros, nuestra mismidad, la que encierra una ciudad eterna, una calle, una risa, la carrera del tiempo en las aceras, para hacerlas desaparecer.

No he vuelto a Londres pero, con Cavafis, no puedo desprenderme de la ciudad de mis pérdidas, de las manos cogidas de otras manos, de los Cabrera Infante, del cine de Tati, del punk y los Smiths que, todos juntos, ahora se acercan para hacerse existencia en el recuerdo. Sólo quedan las pérdidas; y no es bastante.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Javier Lorenzo Candel

“El laberinto de los espejos”

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Don't Miss

En la imagen, la niña de 4 años Daliyah, nacida en Gainesville (Florida). Fotografía de archivo.

La fabulosa niña devoradora de libros

Es una constante: queremos que nuestros hijos lean, que tengan

La amenaza separatista de Alemania

La propuesta del partido populista de ultraderecha Alternativa para Alemania